«Tenemos que librar una batalla feminista respecto a la salud mental»